Teléfono: 2402 5432 - WhatsApp: 094 999 888 aromasysabores@adinet.com.uy

La medicina no solo implica el arte de sanar, sino el arte de prevenir las enfermedades. Una de cada veinte personas en este planeta padece asma. Nuestro apremiante ritmo de vida junto a una deficitaria calidad de los alimentos que ingerimos, y un alto índice de contaminación atmosferica, producen un excesivo grado de dificultades respiratorias (tanto en niños como en adultos) que deteriora nuestro organismo en poco tiempo. Una de las consecuencias de todo este proceso, es un aumento de patologías en las vías respiratorias, la más extendida, el asma. La práctica de Yoga, plantea ejercicios que tonifican el pulmón, aumentan la capacidad respiratoria, mueve las emociones que siempre van unidas a patologías, aquieta la mente y equilibra el espiritu. Y dado todos los estudios que se han llevado a cabo en diferentes centros e institutos de todo el mundo sobre enfermedades respiratorias, se puede afirmar que la práctica de Yoga podría considerarse como una excelente medicina para tratar el asma.

En muchas oportunidades, aún teniendo conocimiento de las causas que provocan este alto índice de trastornos en el sistema respiratorio, ni paciente, ni profesionales de la salud buscan sistemas complementarios que intenten mejorar e incluso llegar a la raíz del problema en sí. Sin embargo, esta patología se lleva tratando, con mucho exito, desde hace muchisimos años con una herramienta legendaria y poderosa, el Yoga. El Yoga, como medicina, brinda un aporte complementario. No tiene porqué dejar de lado, perfectamente se puede seguir con el tratamiento de medicina alopática (oficial) y tener al Yoga como un fiel acompañante, y comenzar poco a poco a introducir algunos cambios con la práctica. El asma se caracteriza por la obstrucción de las vías aéreas, bien pueden ser producto de alergias, o por inflamación ya presente en personas con bronquitis crónica, además de otras causas que bien pueden ser signadas como sicológicas (trastornos emocionales).

Hoy en día, tener hábitos sedentarios no son adecuados para nuestra salud ya que puede acarrear diversos trastornos. Tradicionalmente, se ha pensado que realizar ejercicios físicos para el asmático no era bueno, afortunadamente este concepto a cambiado. Hoy en día, realizar ejercicios conscientes no sólo es positivo sino que además mejoraría la calidad de vida de la persona aquejada de asma. En principio, conviene realizar ejercicios básicos, destinados a fortalecer todo el organismo, con periodicidad. A los ejercicios generales se irán añadiendo ejercicios específicos, para fortalecer los músculos respiratorios y mejorar el intercambio de oxigeno-dióxido de carbono. La meta es lograr la respiración yóguica, estimulando en el caso del asmático especificamente el proceso de exhalación. En la práctica consciente de Yoga, la constancia te permite conocer tu cuerpo de una forma diferente y ayuda a percibir los síntomas previos a la manifestación del ataque asmático.
La práctica de ejercicios físicos conscientes te ayudara a relajar el sistema nervioso central, por lo tanto, relajar los músculos que conforman los bronquios.
 
Si junto a los ejercicios físicos, o paralelamente, practicamos ejercicios de respiración conscientes, aumentaremos la capacidad de oxigenación no solo del pulmón sino en todo el organismo, lo cual nos va a repercutir en que nos cansaremos menos, en tener más despejada la mente y en favorecer estados más tranquilos y controlados en caso de la aparición del ataque de asma. -Ayudados también por ciertas visualizaciones y junto a la práctica integral de Yoga, podremos ir generando nuevos estados emocionales, alejandonos del miedo (un ingrediente generador de asma) y acercandonos a la tranquilidad. En nuestra entrega anterior, cerrabamos con un comentario que considero vale la pena subrayar y reiterar: No cabe duda de las grandes ventajas resultantes de la práctica yóguica de la respiración, pero ciertamente es un tanto dificultoso arribar a una comprensión más acabada sin acercarse a la práctica.

Es también cierto que abundan gran variedad y excelentes libros de Yoga donde especifican muchos ejercicios respiratorios, pero es en este aspecto esencial la práctica. Dicho de otra formas: "es muy dificil pretender aprender a conducir un automovil con solo leer el manual". Te invito a acercarte a la práctica con nosotros. La respiración es mucho más que un ruidito que sale por la nariz, o un vientito que pasa por las fosas nasales… Sos la respiración.

63total visits,1visits today