Teléfono: 2402 5432 - WhatsApp: 094 999 888 aromasysabores@adinet.com.uy

El aspirante espiritual, reconoce que no todo es materia. No se puede descuidar lo que el espíritu demanda en su crecimiento, sobre todo, cuando este es eterno, resguarda la energía divina que nos permite manifestarnos con esta forma en esta dimensión, y en donde debemos saber aprovechar la oportunidad que se nos dio de pasar por ella, sin descuidar lo que el espíritu requiere para su crecimiento.

Se nos han legado muchas enseñanzas que nos favorecen y que al ponerlas en práctica ayudan en su evolución, tal es el caso del Yoga, un camino espiritual, enseñado desde hace más de 2500 años. Según la tradición de los aspirantes espirituales, el camino espiritual es el proceso de atravesar nuestra confusión, de descubrir el estado despierto de la mente, es decir mantenernos atentos, sorprendernos en la forma como utilizamos nuestra forma física, como gerenciamos nuestra mente en todo aquello que nos mantenga despiertos, atentos.

Como aspirante (caminante) espiritual, comprende que la esencia de nuestra confusión es que estamos continuamente preocupados por nosotros mismos, tanto por el pasado como por el futuro, nos centralizamos sobre nosotros y no nos relacionamos con el mundo a nuestro alrededor, no con apertura y cordialidad, sino más bien con pasión, agresión o ignorancia.
Nadie puede alcanzar el equilibrio básico sin practicar. Un ejemplo claro es la práctica de meditación, es la forma de trabajar con quien somos, con nuestra confusión y el continuo fluir de pensamientos, y hacer surgir la inteligencia y equilibrio que existe en nuestras mentes.
El Yoga es una antigua disciplina basada en la práctica y el estudio de la vida, para despertar nuestra verdadera naturaleza. Hay quien a menudo considera que el camino espiritual se toma como un camino de ascetismo, o de alcanzar un estado celestial superior. Pero para nosotros, un camino espiritual trata sobre cómo trabajar más profundamente con nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestro espíritu y nuestro mundo, abriéndonos a nuestras experiencias y a las demás personas.
Muchos nos dicen que es difícil ser un aspirante espiritual en estos tiempos. Y yo me pregunto: ¿es “fácil” vivir una vida de ensoñación, de búsqueda exterior, de insatisfacción y felicidades fugaces? Creo que nos merecemos algo más que eso. El motivo de nuestro sufrimiento es que está dentro de nosotros mismos, y las herramientas para deshacernos de el está en la práctica.
En un clásico se resume esto último; y se llama el Noble Sendero Óctuple, quizás no sea sencillo de interpretar si eres neófito, pero hagamos el intento:

-Recta visión: Ajustada y neutral perspectiva de las cosas tal y como son.
-Recta intención: Buena voluntad, actitud sincera y tolerante.
-Recta palabra: Ninguna maledicencia, lo que salga de tu boca ha de ser para el bien común.
-Recta acción: Evitar hacer aquello que no deseas que te hagan. Amor.
-Recto vivir: Justo modo de ganarse la vida y agradecimiento continuo por el trabajo, que nos permite comer y seguir aprendiendo.
-Recto esfuerzo: Perseverar, tener paciencia y no desanimarse pues la meta es segura. Cultivar la voluntad.
-Recta atención: Mantener los ojos abiertos, elegir libremente lo que somos y hacemos; todo se transforma en conciencia y felicidad.
-Recta concentración: El gozo de la meditación es la unión con todas las existencias.

Definitivamente, en la identificación con las enseñanzas debemos destacar las Cuatro Nobles Verdades, que son:

El sufrimiento existe.

El sufrimiento surge del apego al deseo.

El sufrimiento cesa cuando el apego al deseo cesa.

La liberación del sufrimiento es posible mediante la práctica del Noble Sendero Óctuple.

Quizás verlo extractado así, te resulte complejo o incomprensible tal vez, pero te puedo asegurar que cuando te acerques a nuestro centro y compartamos una charla al respecto, te resultará muy simple de comprender. Date la oportunidad.
Las enseñanzas son un tesoro de sabiduría que han sido trasmitidos de maestro a discípulo durante más de 2500 años. Se han desarrollado muchos estilos diferentes de enseñar, nosotros contamos con una forma, y esta apunta al cuerpo físico, la mente y el espíritu. Yoga.

17total visits,2visits today